check_circle Formación check_circle Entrenamientos check_circle Gestiona tu propia dieta
Empezar Gratis

261. ¿Por qué pesas más después del fin de semana?

¿Por qué pesas más después del fin de semana? Normalmente esta duda que tiene la gente, suele venir de, o bien una persona muy confiada, o una persona muy preocupada. Y me explico para que se me entienda.

A menudo, la persona preocupada, está obviamente preocupada porque ha ganado peso después del fin de semana, y te hace la pregunta con cierta frustración. Y luego tenemos el otro escenario que es una persona muy confiada en que no ocurre nada, porque ese aumento de peso es puramente retención de agua, y esto es algo habitual durante los fines de semana.

Sin embargo, paradójicamente, las 2 personas se equivocan y las 2 personas tienen razón, por eso es una paradoja. Como ya vimos en este episodio, las fluctuaciones de peso corporal son completamente normales, y se deben a muchos motivos diferentes como el sodio, los carbohidratos, la frecuencia de comidas, la ingesta de agua etc. Entonces, efectivamente, estas fluctuaciones pueden ser simplemente fluctuaciones puntuales que hayan tenido lugar por este tipo de cosas, y no hay que preocuparse por ello.

Esta es la razón de que probablemente, tu entrenador, tu nutricionista, incluso el mismo Google, te diga que no te preocupes por haber ganado peso durante el fin de semana, porque ese peso es solamente agua.

¿Es esto cierto?

Si yo le digo a una persona que no se preocupe, que ese peso es solamente agua, en realidad le estoy diciendo lo que esa persona quiere escuchar. Por eso tu entrenador te va a decir eso, tu nutricionista te va a decir eso, e incluso Google te va a decir eso, pero te dicen eso porque es lo que tú quieres escuchar.

El problema es que aunque esto sea de alguna forma verdad, te están ocultando la otra cara de la moneda, la cara de que es posible que no sea solo agua. Y de hecho conforme está montada la sociedad, es muy posible que no sea solo agua ¿Por qué? Porque si miramos las diferencias entre el consumo calórico de los días de diario y los fines de semana, vemos una disparidad muy grande.

En este estudio donde se analizó el comportamiento de casi 200 mujeres y 120 hombres, se ve como hay una diferencia enorme entre lo que se consume entre semana y lo que se consume los fines de semana.

En el estudio se comprobó como había una tendencia muy similar y es que de lunes a jueves casi todos comían mucho menos que de viernes a domingo. Es decir, la semana se divide en 2: De lunes a jueves donde controlo mi alimentación y de viernes a domingo donde me como todo lo que se mueva.

Esta es una de las conclusiones del estudio:

«Los descubrimientos encontrados demuestran que las cantidades de comida ingeridas del lunes al jueves no difieren mucho entre estos días pero son significativamente más bajas que las cantidades consumidas de viernes a domingo, cuyas cantidades tampoco varían mucho entre estos días».

Es decir, lunes martes miércoles y jueves se come más o menos igual, y viernes sábado y domingo se come también más o menos igual con la diferencia que, del viernes al domingo se come mucho más que del lunes al jueves.

¿Y por qué te cuento esto? Porque evidentemente por lo que comas un día no vas a engordar, comas lo que comas, el problema es cuando creas un ciclo, un patrón. Es decir, que empieces a comer mucho, muchos días seguidos. Y eso es justo lo que ocurre, aunque la gente no lo quiera ver, porque la gente ve que un fin de semana, es una circunstancia especial, y como es fin de semana, entonces hay barra libre de comida.

-¡Me lo merezco, es fin de semana!

Y resulta que lo que está ocurriendo aquí es precisamente eso, un ciclo, un ciclo que se repite una semana, otra semana, otra semana… Y así es como engorda la gente.

No engordan por lo que coman un fin de semana, claro que no. Engordan por lo que comen este fin de semana, el que viene, el siguiente, el siguiente…

Y efectivamente, si te pesas el lunes, probablemente peses más debido a estas fluctuaciones de las que he hablado antes, y en principio no habría que preocuparse por eso, porque son fluctuaciones normales. Pero si esas fluctuaciones tienen una tendencia ascendente, entonces sí es un problema, y sí que vas a engordar por culpa de los fines de semana.

Y lo que viene este estudio a decir, es precisamente eso, es que la gente engorda por culpa de los fines de semana, o más concretamente por culpa de lo que haces los fines de semana. Y respalda lo que yo digo siempre, no son los carbohiratos, tampoco son las grasas, no son las hormonas, no es la insulina, no es el gluten, no es la lactosa… Es tu puto comportamiento.

Es la falta de rutina y de estructura, porque si tú tienes una rutina y una estructura, pero cada semana rompes esa estructura el viernes para volver a engancharte el lunes, no tienes estructura, o en todo caso, tienes una estructura disfuncional. Pero así no puedes pretender perder peso.

Porque una cosa es que peses más el lunes por esas fluctuaciones y otra cosa es que la tendencia vaya hacia arriba. Por eso digo que cuando la gente afirma con tanta confianza que después del fin de semana pesas más por pura retención de agua, es de alguna forma maquillar la realidad. Los fines de semana sí que te hacen engordar, o más concretamente tu comportamiento durante los fines de semana es el que hace engordar.

Por eso a la gente siempre le digo que un fin de semana por muy bien que estés metido en tu cama con las manos calentitas dentro de los pantalones del pijama, eso no es una ocasión especial y no puedes tratarlos como tal. No puedes ver los fines de semana como una ocasión especial, más que nada porque cada semana hay un fin de semana, y eso es lo que te hace engordar.

Entonces, los fines de semana ¿Pueden hacerte engordar? Si.

¿Puede que la fluctuación de peso solo sea algo marginal? También.

¿Cómo saber en qué situación estoy? Muy sencillo, con datos

Si yo veo que el peso que he cogido durante el fin de semana, desaparece de una forma muy rápida (para el martes o como muchísimo para el miércoles), probablemente sea solo debido a estas fluctuaciones normales. Pero si veo que el peso que he ganado en el finde no me baja, no son fluctuaciones, es que te estás poniendo gordo como un ceporro.

Por eso para saber cómo utilizar el peso corporal como herramienta, necesitamos pesarnos de forma frecuente para ver la tendencia. Subirme hoy a la báscula no me va a decir nada, ni hoy ni el lunes ni ningún otro día, lo que me va a decir mi comportamiento, es la tendencia de ese peso corporal. Por eso si yo veo de forma gráfica que mi peso corporal baja 3, sube 1, baja 3, sube 1… (y no estoy hablando de kilos sino de unidades en general), pues si sigo esta progresión y la represento en un gráfico, voy a ver que la tendencia es descendente, y no habría mayor problema (siempre que lo que busquemos sea perder peso).

Sin embargo, si esta tendencia resulta que es plana o que es ascendente, entonces aquí es donde viene el problema y deberías empezar a arreglar lo que sea que estés haciendo durante los fines de semana, porque así será imposible que pierdas peso.

Por eso además también me gusta utilizar los pesos medios, en lugar de los pesos absolutos, como ya expliqué en este podcast y en este vídeo:

Pero en cualquier caso, vas a pesar más después del fin de semana, por tu comportamiento durante el fin de semana. Y ese comportamiento puede hacer que esas fluctuaciones sean anecdóticas y pasajeras, o que se conviertan en unos ricos kilos de grasa de aquí a un año, a dos años, tres años y así sucesivamente. Porque así es como la gente engorda, no por los fines de semana, sino por el comportamiento que se tiene especialmente durante los fines de semana.


Prueba GRATIS la academia

Dime a qué dirección de email quieres que te mande el acceso

.

Deja un comentario