No tienes un metabolismo lento (y te explico por qué)

Cuando alguien no consigue perder grasa corporal, el metabolismo se convierte en el comodín que lo explica todo:

¡Es que tengo un metabolismo lento!

¿Quieres saber si esto es verdad? Pues hoy lo vas a averiguar.

Mi metabolismo tiene la culpa

Si alguna vez has intentado perder peso y no lo has conseguido, es muy probable que hayas jugado la carta del metabolismo y hayas creído que, efectivamente, tienes un metabolismo lento y que por culpa de eso no puedes perder peso.

Sin embargo, antes de afirmar que tu metabolismo es rápido o es lento, deberías saber exactamente qué es tu metabolismo ¿No crees?

¿Qué es el metabolismo?

Para definir el metabolismo, a mi me gusta usar la definición de Diana Schwarzbein que dice así:

Tu metabolismo es la suma de todos los procesos químicos que ocurren dentro de tu cuerpo para mantenerte vivo y permitirte pensar, reaccionar, moverte, respirar, digerir, combatir enfermedades etc. Todos estos procesos metabólicos están regulados por tus hábitos.

Diana Schwarzbein

Es decir, tu metabolismo no es un «ente» que vive dentro de ti. Es simplemente un conjunto de procesos que realiza tu cuerpo en el día a día. Y ahora viene la parte más importante:

¿Qué factores son los que influyen en tu metabolismo?

Puesto que el estudio del metabolismo es un tema tan amplio, hay muchísimos factores que afectan a tu funcionamiento metabólico.

Sin embargo, todos esos procesos se pueden resumir en lo que yo llamo: Los 4 pilares del metabolismo.

Los 4 pilares de tu metabolismo

Estos son los 4 elementos que conforman tu funcionamiento metabólico:

BMR (Tasa Metabólica Basal)

Esto comprende básicamente todas aquellas funciones de tu cuerpo que te permiten mantenerte vivo (funcionamiento de órganos, respiración etc.)

Sería toda la energía que emplea tu cuerpo en mantenerte en coma.

NEAT (Actividad física no relacionada con el ejercicio)

Aquí entraría toda nuestra actividad diaria que no se considere explícitamente «deporte». Es decir, el caminar hasta el trabajo, el lenguaje no verbal al hablar, los pestañeos etc.

TEF (Efecto térmico de los alimentos)

Siempre que ingerimos un alimento, este alimento tiene que descomponerse, procesarse y almacenarse o utilizarse, lo que implica un gasto energético, y ese gasto afecta a tu metabolismo.

EAT (Actividad física)

Esta partida comprende todo el ejercicio físico que hacemos en nuestro día a día. En una persona que sea completamente sedentaria y que no haga nada de deporte, esta partida será 0, evidentemente (por eso, entre otras cosas, es importante hacer ejercicio).

En cualquier caso, esto solo es una visión superficial de estos 4 pilares del metabolismo. Si quieres profundizar más en ellos, saber cómo funcionan y sobre todo, saber cómo los puedes optimizar, échale un vistazo a este seminario (es gratuito).

Pero si hay algo que tienen en común estos 4 pilares, es que son variables. Es decir, se pueden modificar. Por tanto, el estigma de «tengo un metabolismo lento» empieza a perder el sentido cuando miramos a nuestro metabolismo como un conjunto de procesos que se pueden modificar.

Esto sería como tener un Ferrari y decir que tienes un coche lento simplemente porque no estás pisando apenas el acelerador.

No, tu coche no es lento. Puedes acelerar si quieres. La pregunta es…. ¿Quieres?

Tu metabolismo NO puede ser lento

Cuando tú dices que algo es lento, a la fuerza tienes que compararlo con otra cosa.

Es decir ¿Una moto es rápida o lenta? Si la comparas con una bici, es rápida, pero si la comparas con un coche o con un avión va a ser lenta.

Con lo cual, solo puedes tener un metabolismo rápido o lento dependiendo de con qué grupo lo compares.

Y aquí señoras y señores, es donde entran las famosas «calculadoras de calorías».

Todas esas calculadoras de calorías que puedes encontrar online, son fórmulas que de alguna forma te “calculan” un número de calorías que necesitas basándose en un grupo comparativo, y si tú eres similar a ese grupo comparativo con el que hallaron la fórmula (misma edad, sexo, condición física etc.), quizás y solo quizás, esa fórmula se acerque al número de calorías que realmente necesitas al día. Pero cuanto más te alejes de ese grupo más margen de error va a tener.

De hecho, la fórmula de Harris-Benedict (una de las más populares), tiene un margen de error de hasta 700 kcals. Es decir, más de ⅓ de lo que una mujer necesitaría en un día.

calculadora harris benedict margen de error

Por lo tanto, cualquier persona que se aleje de las características del grupo comparativo con el que hallaron la ecuación de Harris-Benedict, va a tener un metabolismo mucho más rápido o mucho más lento que ese grupo comparativo.

Ahora bien… ¿Esto importa? No.

Tú necesitas comer una cantidad X de calorías diarias. Si utilizas cualquiera de estas fórmulas para estimar ese número y aun así no consigues perder peso, es que necesitas comer menos, ya está.

¡Entonces sí que tengo un metabolismo lento!

Si eres una persona que pasa por el súper y solamente con mirar un bollo ya ha engordado 2 kilos, puedes pensar que tienes un metabolismo lento porque quizás tu amiga sí que se come esos bollos y no engorda ni un gramo.

Esto de nuevo demuestra lo que he explicado antes: No tienes un metabolismo lento. En todo caso, será un metabolismo más lento que el de tu amiga.

Pero esto nos lleva de nuevo a los 4 pilares del metabolismo (BMR, TEF, NEAT, EAT). Tu metabolismo depende de esos 4 pilares, y esos 4 pilares se pueden manipular.

Por tanto… ¿Dónde está el metabolismo lento? Lo que no puedes pretender es estar tirado todo el día en el sofá o salir a andar 20 minutillos y pensar que así vas a ser una máquina de quemar porque no es así.

Por eso, una de las mayores ventajas de optimizar tu estilo de vida conforme hacemos en la academia es que vas a optimizar tu metabolismo. Y si optimizas tu metabolismo, eso te va a permitir comer más.

¿Más que quién?

Más de lo que estás comiendo ahora.

Y sin engordar, que esta es la clave.

Quizás sigas teniendo un metabolismo más lento que el de tu amiga, ¿Pero a quién le importa? Habrás conseguido un metabolismo más rápido del que tienes ahora y será más rápido que el de otras miles de personas.

Con lo cual: No existen los metabolismos lentos, solo existen los metabolismos ineficientes o poco optimizados. Pero si trabajas y haces lo que explico paso a paso en este seminario vas a ver como ese metabolismo lento que crees que tienes ahora, cada vez va siendo menos lento, cada semana, cada mes, cada año…


Inscribirse en la academia

Deja un comentario