La regla de las 3S para optimizar tu alimentación

Con la cantidad de dietas que hay por ahí, de sistemas de alimentación diferentes, de «come esto y no comas lo otro». Con la cantidad de información con respecto a la nutrición que hay en todas partes, a veces se nos olvida algo muy importante. Tú ya tienes una dieta. Te guste o no, la forma que tienes de alimentarte diariamente, es tu dieta. 

Así que, si quieres aprender a analizar tu propia dieta para saber si es o no es adecuada para ti, hoy voy a enseñarte a hacerlo usando la regla de las 3S.

¿Qué es la regla de las 3S?

La regla de las 3S es un sistema que yo inventé para descubrir algunas cualidades que debería cumplir tu alimentación.

Es muy fácil de aplicar, solo tienes que revisar tu dieta y comprobar si cumple con las 3S, que evidentemente son 3 palabras que empiezan por S:

  1. Simple
  2. Sostenible
  3. Sabrosa

Simple

¿Sigues un protocolo de alimentación con muchas reglas o demasiado complejas? Si es así, tienes un problema.

Una de las razones principales que metodologías de alimentación como el ayuno intermitente tengan tanto éxito entre la gente, es porque tiene unas reglas bastante simples:

Hasta esta hora no comas nada y a partir de esta hora deja de comer.

No me sorprende que la gente se sienta atraída hacia sistemas de este estilo sencillamente porque son estúpidamente simples.

Sin embargo, hay otros protocolos de alimentación, que además de absurdos son excesivamente complejos. Sistemas que te impiden mezclar carbohidratos y grasa (cosa que es prácticamente imposible hacer, por cierto), consumir alimentos según su índice glucémico, agrupar los carbohidratos después de entrenar etc.

Si las reglas de tu alimentación son complejas, eso significa tácitamente que no son simples, con lo cual no cumpliría con este primer parámetro de la regla de las 3S.

Además, lo que ocurre cuando una estrategia de alimentación es demasiado compleja, es que entra en conflicto con la siguiente «S»:

Sostenible

Para determinar si tu dieta es o no sostenible, solo tienes que hacerte esta pregunta:

¿Podré seguir llevando esta misma dieta dentro de 1 año? ¿Dentro de 3? ¿Dentro de 5?

No significa que lo vayas a hacer, la idea simplemente es analizar si podrías hacerlo.

Si la respuesta es «No», entonces significa que estás llevando una dieta que no es sostenible. Porque igual no te lo habías planteado, pero si algo no es capaz de sostenerse en el tiempo, es por definición insostenible.

¡BOOOMM!

Es por eso que la gente empieza por ejemplo dietas cetogénicas teniendo la seguridad de que estas dietas «funcionan», sin darse cuenta de que son insostenibles para la gran mayoría de la población.

Traducción: No funcionan.

Sabrosa

El último requisito de tu dieta, es que sea sabrosa. Es decir, tienes que disfrutar las comidas que haces.

Esto no significa necesariamente comer cada día una cosa nueva, o cambiar la dieta cada semana o cada mes. De hecho, mucha gente quiere cambios en su dieta de forma frecuente, y eso al menos para mi es una alerta roja de que no estás llevando una dieta sabrosa.

Piénsalo, si tuvieras una dieta que te gusta hacer, no estarías esperando a que el mes que viene tu entrenador o tu nutricionista te mande una dieta nueva.

Si ya tienes una dieta que te gusta hacer… ¿Para qué necesitas otra nueva?

Yo por ejemplo, tengo un abanico de comidas relativamente pequeño. No soy especialmente fan de la cocina y me gustan las cosas simples, con lo que solo tengo un puñado de recetas que voy repitiendo constantemente. Y cada vez que me siento a la mesa estoy deseando comer la comida que tengo delante. No necesito más.

Cada día realizo el mítico desayuno de los campeones de la academia, porque se prepara en 2 minutos, tiene un perfil de micronutrientes espectacular y además está delicioso ¿Para qué necesito un desayuno nuevo?

Creo que a veces nos dejamos impresionar por la novedad, por cambiar las cosas a lo loco y no nos damos cuenta que si algo funciona bien, no hay necesidad de cambiarlo.

Regla de las 3S

Esto es la regla de las 3S, un sistema práctico y funcional de analizar si estás llevando una dieta adecuada o no.

Por supuesto, podríamos incluir una cuarta S de «Saludable», pero esto sería complicarlo demasiado ya que para determinar si una dieta es o no saludable, habría que hacer un análisis más profundo.

Lo importante de esto, es que tu alimentación debe cumplir las 3 reglas. Es decir, se deben cumplir todas. Tu alimentación debe ser simple, sostenible y sabrosa, porque además, te darás cuenta que las 3S están estrechamente relacionadas con lo que es muy difícil que no se cumpla una y se cumplan las demás. Por ejemplo, si tu dieta no es sabrosa, eso significa que tampoco va a ser sostenible (porque nadie es capaz de hacer una dieta que odia durante mucho tiempo). Al mismo tiempo, si una dieta no es sostenible es porque no es sabrosa o no es lo suficientemente simple.

Así que, analiza tu alimentación.

¿Tiene reglas simples?

Y si directamente no tienes reglas, entonces tienes un problema mucho más grave porque donde no hay reglas, hay anarquía (y eso es lo que le ocurre a casi todo el mundo, que no tienen una estructura con su alimentación).

¿Podrías sostener esa alimentación durante más de un año?

Si no es así, bandera roja…

¿Disfrutas cada comida que haces?

Si alguna de estas preguntas es un «No», eso significa que tienes mucho trabajo que hacer con tu alimentación hasta que las 3 preguntas se respondan con un «Si» rotundo.


Inscribirse en la academia

Deja un comentario