Hola, soy Luis Carballo

¡Hola! Soy Luis Carballo, un entrenador con una propuesta sencilla:

Ayudarte a verte mejor, sentirte mejor y rendir mejor.

Mucha gente se sorprende cuando les digo que mi sistema de trabajo es online.

Me dicen:

-¿Pero no necesitas estar físicamente con tus clientes?

Les digo que no.

La mayoría de la gente prefiere que nadie les distraiga mientras entrenan.

La mayoría de la gente quiere ponerse sus cascos para escuchar su propia música mientras entrena.

La mayoría de la gente es capaz de cargar con su propia botella de agua.

La mayoría de la gente sabe contar sus propias repeticiones.

Entonces… ¿Por qué necesito estar ahí físicamente?

Además, cuando más falta hace un entrenador, no es cuando estás en el gimnasio, sino cuando estás fuera.

Personalmente, creo que no tiene mucho sentido gastarse cientos de euros al mes para que un entrenador esté contigo una hora al día.

¿Qué pasa con las otras 23?

Ahí es cuando realmente te vas a encontrar las dificultades para mejorar tu físico y tu estilo de vida.

Siempre me gusta decir que mi ayuda como entrenador no es muy diferente de la ayuda que da un profesor de autoescuela. Me siento contigo en el asiento del copiloto durante el tiempo necesario para enseñarte a conducir.

A meter las marchas.

A aparcar.

A sentir seguridad al volante.

Esa es mi misión. Una vez que consigo transmitirte esos conocimientos, mi misión acaba ahí y ya no me necesitarás tener en el asiento del copiloto.

¿Te imaginas lo raro que sería ir a todas partes pegado a tu profesor de autoescuela?

Creo que la misión de un entrenador es muy parecida. Pronto no me necesitarás, pero hasta que llegue ese momento estaré a tu lado en el asiento del copiloto. Justo como hizo tu profesor de autoescuela.

Y a eso es a lo que me dedico, a mostrarte un camino para que tu día a día sea mejor.

Para que puedas ir a la playa y no tener esa inseguridad angustiosa al quitarte la camiseta.

Para que puedas jugar con tu hijo pequeño y que él se canse antes que tú.

Para que puedas tener sexo con tu pareja sin querer apagar la luz.

Para que puedas subir las escaleras de tu casa y que no sea como subir al Kilimanjaro.

Para que puedas usar la ropa que te gusta en lugar de la única que puedes.

Mis métodos no son milagrosos, por supuesto que no. Pero son suficientemente simples y efectivos como para que consigas verte mejor, sentirte mejor y rendir mejor.

Y si quieres descubrir cuáles son esos métodos, los comparto a diario en mis emails. Apúntate gratis desde aquí abajo y da el primer paso para aprender a optimizar tu estilo de vida.


Antes de apuntarte… Hay gente que le encantan estos emails y hay otra gente que no los aguanta.

Sea como sea, en cada uno de los emails tienes un enlace para darte de baja si en algún momento quieres dejar de recibirlos y tan amigos, no pasa nada.

Ah, y como regalo, recibirás una guía donde te mostraré como puedes mejorar tu alimentación en menos de 5 minutos.

Te dije que mis métodos eran simples 😉