Estoy delgado, pero sin camiseta estoy gordo ¿Qué hago?

El mundo cree que estás delgado. No tienes sobrepeso, y usas la talla L. Pero cuando te quitas la camiseta, ese cuerpo que tú ves, no concuerda con la imagen que tienes vestido. Con ropa estás delgado, pero sin camiseta estás gordo. ¿Cuál es la solución a esto? Vamos a verlo.

Necesitas tonificar….

Si hay una palabra prostituida dentro del mundo del fitness (además de la misma palabra «fitness»), es la de tonificar. Todo el mundo quiere tonificar, y especialmente aquellas personas que se encuentran en esta situación. Están delgados, pero al mismo tiempo están gordos. Quiero tonificar.

El problema es que, a pesar de querer tonificar, no saben muy bien lo que significa tonificar. He de reconocer que ni yo mismo lo sé. Lo único que sé, es lo que entiende la gente por tonificar.

Cuando alguien quiere tonificar, lo que en realidad está diciendo es que no sabe muy bien lo que quiere. Tiene carne que no le gustaría tener y al mismo tiempo le falta carne que sí que le gustaría tener. De alguna forma, saben que algo en su cuerpo no está bien, y lo resumen usando esa palabra: Tonificar.

Sin embargo, cuando alguien usa el término tonificar, lo que quiere decir es que le gustaría darle más dureza a su músculo. Que no esté tan flácido, que se vea más. Y eso solo tiene 2 caminos posibles.

Si entendemos que todo el mundo tenemos masa muscular (unos más y otros menos) y que la diferencia de unas personas y otras es la notoriedad de esa masa muscular, debemos darnos cuenta de que esas diferencias ocurren por una razón. Tienes unos músculos muy pequeños y además están cubiertos de grasa, probablemente de mucha grasa. Por eso no los ves tan fuertes ni los notas tan duros.

Básicamente tienes una combinación de poca masa muscular y mucha grasa corporal, lo que nos devuelve a los 2 caminos que he mencionado antes. Si realmente quieres «tonificar», solo puedes o bien deshacerte de la capa de grasa que se encuentra sobre tus músculos, o bien hacer tus músculos más grandes para que destaquen más a pesar de esa capa de grasa.

¿Por qué no hacer las dos cosas a la vez?

Buena pregunta. En realidad, los procesos de ganar masa muscular y perder grasa corporal, son procesos que técnicamente no son incompatibles. Es decir, podrías ganar músculo al mismo tiempo que pierdes grasa, especialmente si eres una persona principiante, o desentrenada.

Incluso una persona con una buena condición física podría conseguir ganar músculo y perder grasa al mismo tiempo (ya lo vimos aquí). El problema, es que a pesar de que sea posible, las condiciones hormonales que se requieren para ganar músculo, son muy diferentes a las que se requieren para perder grasa, por lo que intentar conseguir ambas cosas a la vez, sería un proceso muy ineficiente. No harías bien ninguna de las 2 cosas.

Al final es lo que digo siempre:

El que persigue 2 conejos se acaba quedando sin ninguno.

Entonces… ¿Qué hago primero?

La gente que con ropa está delgada pero sin camiseta está gorda, tiene 2 inseguridades:

Por un lado, la ropa no te queda todo lo bien que te gustaría y por otro lado, a pesar de que todo el mundo te percibe como una persona delgada, quitarte la camiseta te mina la autoestima porque te ves gordo. Esa no es la imagen que veías cuando tenías la ropa puesta.

El problema al que te enfrentas, es que si intentas ganar masa muscular, eso va a conllevar inevitablemente un incremento de la grasa corporal, por lo que no te verás como quieres verte. Pero al mismo tiempo, si decides perder grasa corporal, probablemente te veas muy pequeño y consumido por la falta de masa muscular que tienes ahora mismo.

Es decir, cualquier decisión que tomes es igual de buena o igual de mala. Todo tiene sus contraindicaciones. Es como si te tomas un medicamento porque te duele la cabeza, pero el efecto secundario de ese medicamento es que te va a doler el estómago. Así que, puesto que no hay una solución 100% correcta, aquí va mi consejo:

Ataca primero la mayor de tus inseguridades.

Sin embargo, si tuviera que elegir, yo me decantaría primero por perder grasa corporal. Te cuento por qué.

Ventajas de eliminar grasa primero

  1. Perder grasa es un proceso más rápido que ganar músculo, por lo que tardarás menos en eliminar la grasa que en hacer una fase de ganancia de músculo.
  2. Es un proceso más «notorio» en cuanto a resultados. Yo siempre digo que hay que confiar en el proceso, pero especialmente al principio, ver algo tangible viene muy bien para cimentar la adherencia.
  3. En un déficit calórico podrás seguir ganando masa muscular, especialmente si te encuentras en uno de los 2 escenarios que he mencionado antes. Y aunque no lo estés, también lo podrás hacer aunque sea más ineficiente. Es decir, te beneficias de las 2 cosas.
  4. Cuanta más grasa corporal tengas, más te costará ganar masa muscular. Por eso tiene sentido primero perder la grasa corporal que te sobra.
  5. Tienes menos riesgo de que se te quede la piel flácida o suelta si primero pierdes el peso que te sobra y luego desde ahí vas hacia arriba de una forma sostenida.
  6. Cuanto más gordo estés, más tiempo tardarás en perder esa grasa corporal. Si ahora ya te sobra grasa, hacer una fase de “volumen” para acumular más grasa aún no parece una buena idea.

Quien lo diría que efectivamente, lo que te hace falta es la maldita palabra: Tonificar. Sin embargo, tonificar es un concepto muy etéreo. Por eso debes optar por una de estas dos vías:

  1. Ganar músculo.
  2. Perder grasa.

Cualquiera de las 2 puede ser una opción viable, aunque yo te aconsejo la segunda. Pero al final del día, serás tú quien tendrá que decidir.


¿Cuál es tu perfil metabólico?

Descubre cuál es tu perfil metabólico y aprende qué estrategias debes seguir para optimizar tu metabolismo

Perfil metabólico

Deja un comentario